Skip to main content

Cofundador Sir William Randal Cremer

...El ejemplo de aquellas naciones que prefieren la arbitración a la guerra, juzgados al campo de batalla, deberá influenciar tarde o temprano a las potencias beligerantes y hacer que la guerra sea vuelva tan impopular como ahora lo es el pugilismo. - Sir William Randal Cremer

(Tomado del  Discurso Nobel de Cremer pronunciado en 1905, dos años después de recibir el Premio Nobel de la Paz)

Sir William Randal Cremer, o Randal Cremer, como prefería que lo llamasen, empezó su vida en la pobreza, pero se convirtió en uno de los primeros parlamentarios ingleses de la clase trabajadora, un líder del movimiento de paz internacional de finales del siglo 19 y el primer ganador individual del Premio Nobel de la Paz.

Cremer nació en el pequeño pueblo de Fareham en el sur de Inglaterra el 18 de marzo de 1828. Su vida comenzó con mal pie cuando su padre, un pintor de carrocerías,  abandonó a la familia cuando él era niño. Desamparada y empobrecida, su madre se vio forzada a criar Cremer y sus dos hermanas por si sola.

Cremer dejó la escuela a los 12 años por un empleo en un astillero local donde trabajaba 12 horas al día. A los 15, se convirtió en aprendiz de carpintero. Ansioso por seguir estudiando, Cremer asistió a varios discursos. Una charla en particular dejó una impresión indeleble en el joven. El ponente defendía la solución de disputas internacionales por medios pacíficos y fue un mensaje que nunca se olvidó.

Tras mudarse a Londres a la edad de 24 años, Cremer se involucró de manera activa en el movimiento de los trabajadores. Luego, él ayudó a organizar la campaña por una jornada de nueve horas y logró fundar un sindicato de carpinteros.

Él cada vez más dirigía su atención hacia los derechos de los trabajadores en el exterior, sobre todo de aquellos a quienes se les empujaba a conflictos en los que no tenían ningún interés.  En 1864, Cremer fue elegido secretario general de la Asociación Internacional de Trabajadores, la cual incluía a Karl Marx y a otros socialistas destacados entre sus miembros. Sin embargo, él renunció dos años después aduciendo que la organización estaba gestionada por “hombres que se preocupaban más por sus “ismos” que por la causa real del progreso".

Fue la Guerra franco prusiana la que propició la involucración de Cremer en el movimiento por la paz. El 21 de julio de 1870, Cremer llevó a cabo una reunión pública de trabajadores en Londres con el fin de oponerse a cualquier intervención británica. Ellos formaron un “comité de paz” que se convirtió en la Asociación de Trabajadores por la Paz (pasando luego a ser la Liga Internacional de Arbitración). Tenía la meta visionaria de “defender la solución de toda disputa internacional por medio de la arbitración y el establecimiento de una Alta Corte de Naciones para tal propósito”.

Dispuesto a involucrarse en la política formal, Cremer ganó un escaño parlamentario en 1885, cuando la reforma de límites creó Haggerston, un nuevo distrito electoral en el East End de Londres, formado casi en su totalidad por votantes de la clase trabajadora.

No tardó en impulsar sus “políticas prácticas” por la paz en el Parlamento, donde se lo llegó a conocer como el “miembro por la arbitración”, tras haber liderado una delegación a Washington con el fin de presentar al Presidente Cleveland un memorándum firmado por 234 diputados británicos que apoyaba un tratado de arbitración entre Gran Bretaña y los Estados Unidos.  

Al mismo tiempo, en el Parlamento Francés también se consideraba la moción de Frédéric Passy sobre la arbitración.  Al notar este hecho, Cremer escribió a Passy sugiriéndole una reunión entre parlamentarios británicos y franceses a fin de intercambiar puntos de vista. Celebraron una reunión en Paris en octubre de 1888. A pesar de la poca asistencia de 25 parlamentarios franceses y nueve británicos, el grupo decidió reunirse en Paris el año siguiente.

A su reunión en el Hotel Continental en París el 30 de junio de 1889 asistieron 83 parlamentarios franceses e ingleses así como también 11 parlamentarios de otros siete países. El encuentro fue institucionalizado y así, quedó fundada la Conferencia Interparlamentaria, después llamada la Unión Interparlamentaria (UIP). Frédéric Passy fue elegido presidente y  Cremer vicepresidente. 

La pasión de Cremer por la arbitración fue el ímpetu que impulsó el importante papel de la UIP durante la creación  de la Corte Permanente de Arbitración establecida en La Haya en 1889.1899.

Sus esfuerzos por crear un mundo más pacífico fueron finalmente reconocidos en 1903 cuando ganó el Premio Nobel de la Paz. Él donó las £8,000 del premio a la Liga Internacional de Arbitración.

La reunión de la UIP de 1906 supuso un triunfo personal para Cremer. El primer ministro británico Sir Henry Campbell-Bannerman dio la bienvenida a los 617 miembros de la UIP a la Cámara de los Lores en Londres. El número de afiliados a la organización había ya ascendido a 2500 parlamentarios con no menos de 38 tratados de arbitración firmados por 38 potencias.

El político británico también siguió haciendo campaña de manera incansable en nombre de los trabajadores hasta sus últimos años. Fue declarado caballero en 1907 y falleció el 22 de julio de 1908.