Skip to main content

Historia de la UIP

La Unión Interparlamentaria fue creada en 1889, en una era en la que no existían medios establecidos para que gobiernos, parlamentos o parlamentarios trabajaran juntos de manera internacional.

Fue necesario dos hombres de visión del siglo 19, el inglés William Randal Cremer y el francés Frédéric Passy, para sentar los cimientos de todo lo que han venido después. Ellos crearon una asociación de parlamentarios que ha pasado a ser la floreciente organización que es en la actualidad. 

Ellos provenían de entornos sociales considerablemente diferentes, pero los unía su creencia en resolver disputas internacionales por medios pacíficos. Defensores infatigables y de por vida de la paz, ambos recibieron el Premio Nobel de la Paz, junto con otros 6 miembros de la UIP.

Su trabajo dio lugar a la primera organización internacional política permanente del mundo y supuso el origen de la cooperación multilateral entre las naciones de la actualidad.  La UIP fue determinante en la creación de la Corte Permanente de Arbitración en La Haya en 1899, y sus exhortaciones por una institución internacional que interconecte a los gobiernos contribuyeron a sentar las bases para la creación de la Liga de Naciones en 1919 y de las Naciones Unidas en 1945.

La idea de reunir parlamentarios de países diferentes había estado cobrando fuerza entre los pacifistas de las décadas de los 1870 y 80, pero hasta 1889 nadie había tomado la iniciativa de convertir la idea en realidad. 

Cremer que había nacido en medio de la pobreza en Inglaterra, trabajó como carpintero y líder de un sindicato antes de convertirse en miembro del Parlamento en 1885.  Passy pertenecía a una familia francesa acaudalada e influyente y era un economista respetado. Ellos trabajaron por separado en sus propios países con el fin de fomentar la arbitración entre naciones, antes de unir fuerzas superando las brechas sociales y nacionales que los separaban.

Cremer había persuadido a 234 de sus colegas parlamentarios a que firmasen un documento que proponía un tratado de arbitración con los Estados Unidos. Él lideró una delegación que cruzó el Atlántico y lo puso a consideración del presidente de los Estados Unidos Grover Cleveland.

El Congreso no aprobó el tratado, pero la visita dio lugar a una oleada de apoyo a la noción de arbitración,  y en junio de 1888 el Senado de los Estados Unidos adoptó una propuesta para participar en arbitraciones sobre disputas con otros gobiernos siempre que sea posible.

Por la misma época, Passy presentó una propuesta en la que exhortaba a su propio gobierno a que aprovechara toda oportunidad de resolver conflictos internacionales a través de la mediación y la arbitración.

Cremer,  tras enterarse de las acciones del francés, le escribe sugiriéndole que se reunieran para intercambiar puntos de vista.  Cremer dijo que podría llevar 200 parlamentarios británicos a París si se los invitaba a la reunión.

Primera reunión histórica

Passy envío la invitación, indicando a Carter que el encuentro sería un gran evento si pudiese al menos traer a media docena de parlamentarios. La reunión histórica tuvo lugar en el Grand Hotel de París el 31 de octubre de 1888.

En 1929, la UIP estaba haciendo frente al desarme y la creación de sistemas internacionales de justicia.

Al final solo nueve parlamentarios británicos cruzaron el Canal, a los que añadieron 25 de sus contrapartes franceses en la reunión.  Passy inauguró la sesión y fue electo presidente, mientras que Cremer y Sir George Campbell quedaron como vicepresidentes.

En la reunión se concluyó que un tratado de arbitración entre Francia y los Estados Unidos tendría más posibilidades de tener éxito que un tratado entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, debido a las disputas sobre Irlanda y Canadá.

Deseosos de seguir con su trabajo y lejos de que los desalentara la poca asistencia, los parlamentarios acordaron reunirse el año siguiente.

Crucialmente, ellos decidieron invitar a parlamentarios que simpatizaban con la causa de la arbitración de parlamentos de todo el mundo, abriendo por primera vez las puertas a la celebración de conferencias internacionales serias. Un comité fue creado con el fin de que organizara una conferencia en París del 20 al 30 de junio de 1889, para que coincidiera con la Exposición Mundial.

A pocos días de que empezara la conferencia, Cremer se quedó horrorizado cuando visitó la modesta sala escogida como lugar de reuniones. Le pareció que no iba con la grandeza de la ocasión. Salió de prisa y reservó el Hotel Continental donde estaba uno de los auditorios más bellos de París.

Asistencia Internacional

Esta vez, la reunión contó con la presencia de 55 parlamentarios franceses y 28 británicos, así como también de cinco italianos y de un representante de cada uno de los parlamentos de Bélgica, España, Dinamarca, Hungría, los Estados Unidos y Liberia. 

Aunque el contingente global era pequeño, fue suficiente para darle un carácter internacional a la conferencia. En el segundo día, los parlamentarios decidieron que la reunión debería celebrarse cada año.

La Conferencia Interparlamentaria – luego llamada la Unión Interparlamentaria – había nacido de manera oficial el 30 de junio de 1889. Passy fue elegido presidente y Cremer vicepresidente.

Tres años después, el grupo estableció su sede, el Buró Interparlamentario, en Berna Suiza, con Albert Gobat (quién luego recibió el Premio Nobel de la Paz) como secretario general voluntario hasta 1909.

Fue Cremer quien dio inicio al proceso gracias al cual Christian Lange llegó a ser el primer secretario general con paga, desde 1909 hasta 1932, siendo Andrew Carnegie quien sentó cimientos financieros sólidos para la organización.

La organización adoptó su nombre actual, la Unión Interparlamentaria, en 1889.