Skip to main content
Press releases

El nuevo Mapa elaborado por la UIP y ONU-Mujeres muestra que la representación femenina en la vida política se ha estancado

Ginebra-Nueva York: El número de mujeres que ocupan cargos en el poder ejecutivo y el parlamento se ha estancado a nivel mundial y solo ha experimentado algunas mejoras marginales desde 2015, según los datos que figuran en la publicación titulada Mapa de la participación de las mujeres en política 2017 que han presentado hoy la Unión Interparlamentaria  (UIP) y ONU-Mujeres. El Mapa, que incluye clasificaciones mundiales sobre la representación femenina en el poder ejecutivo y en el parlamento al 1º de enero de 2017, muestra lentos avances hacia la igualdad de género a nivel regional y nacional. La presentación se realizó en una conferencia de prensa de la UIP y ONU-Mujeres celebrada en Nueva York, en el contexto del actual período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.
 
El empoderamiento político de las mujeres y su acceso en igualdad de condiciones a puestos de liderazgo a todos los niveles son elementos fundamentales para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y conseguir un mundo más justo. El escaso crecimiento de la representación de las mujeres pone en peligro el avance de la igualdad de género y la consecución de los ODS.
 
La edición de 2017 del Mapa muestra un ligero descenso del número de países que tienen una Jefa de Estado/Jefa de Gobierno en comparación con las cifras correspondientes a 2015 (descenso de 19 a 17). Sin embargo, los datos indican que se ha producido un importante incremento del número de países que tienen a una mujer como Jefa de Estado y/o Jefa de Gobierno desde que la UIP y ONU-Mujeres publicaron la primera edición del Mapa en 2005 (de 8 a 17)[1].
 
El número de mujeres parlamentarias en todo el mundo sigue aumentando a un ritmo lento. Según los datos de la UIP, el promedio mundial de mujeres en los parlamentos nacionales aumentó muy ligeramente, del 22,6 por ciento en 2015 al 23,3 por ciento en 2016. Sin embargo, el número de mujeres Presidentas de Parlamento ha aumentado de manera sustancial, alcanzado un máximo histórico del 19,1 por ciento; pero obviamente esa cifra indica que todavía estamos lejos de haber logrado el equilibrio de género. Para más información sobre las mujeres en el parlamento, véanse las estadísticas al respecto y el informe titulado “Las mujeres en el parlamento en 2016: perspectiva anual”.
 
El Secretario General de la UIP, Marting Chungong, ha declarado lo siguiente: “Todos esos datos muestran que los avances en relación con la igualdad de género siguen siendo lentos en todas las estructuras de poder y todos los niveles de toma de decisiones. El poder continúa estando concentrado en manos de los hombres y, aunque hemos observado algunas tendencias positivas – por ejemplo, el actual número sin precedentes de 53 Presidentas de Parlamento de un total de 273 titulares del cargo en todo el mundo – queda aún mucho por hacer para que las mujeres participen en pie de igualdad con los hombres. La representación equitativa en los puestos de poder es una condición previa fundamental de una democracia verdaderamente eficaz y que rinda cuentas.”
 
El número de Ministras apenas ha variado, alcanzando una cifra total de 732 (frente a 730 en 2015). El porcentaje de participación femenina a nivel ministerial se sitúa actualmente en el 18,3 por ciento. 
 
Los cinco países con mayor proporción de ministras están en Europa y las Américas. El porcentaje de mujeres que ocupan cargos ministeriales en Bulgaria, Francia, Nicaragua, Suecia y el Canadá ha sobrepasado la línea del 50 por ciento. Estos resultados pueden atribuirse en gran medida a un claro compromiso político al más alto nivel de la adopción de decisiones – los dirigentes de Francia y el Canadá han manifestado su compromiso con la paridad en el gobierno – y a una cultura política genuinamente sensible a las cuestiones de género. El gobierno de Suecia se ha autoproclamado como el primer gobierno feminista del mundo, y Bulgaria ha experimentado un aumento general de la participación y la toma de decisiones de las mujeres en todas las esferas del poder en los sectores público y privado, tanto a nivel nacional como internacional.
 
En cambio, Finlandia y Cabo Verde – cuyo elevado número de ministras en 2015 los llevó a situarse, respectivamente, en el primer y el segundo puesto de esta clasificación – han retrocedido muchas posiciones. En Finlandia se registró una drástica disminución del número de ministras en 2017, pasando del 62,5 al 38,5 por ciento. El porcentaje de mujeres miembros del consejo de ministros de Cabo Verde, habitualmente bastante elevado, disminuyó del 52,9 al 25 por ciento (lo que supone un descenso del 52,8 por ciento con respecto a ese porcentaje).
 
La Directora Ejecutiva de ONU-Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka ha afirmado lo siguiente: “Estos datos reflejan claramente una trayectoria de persistente ausencia de la voz de las mujeres. Vemos que, a lo largo del tiempo, los porcentajes totales relativos a la participación de las mujeres en política están cambiando para mejor, aunque no de una manera suficientemente rápida. Sin embargo, el estancamiento general y determinadas inversiones de las tendencias son señales que alertan sobre la erosión de la igualdad, situación a la que debemos prestar atención para actuar con prontitud. El impulso dirigido a proteger los derechos de las mujeres y lograr una igualdad sustantiva de estas en posiciones de liderazgo requerirá una acción conjunta de los parlamentos, los gobiernos, la sociedad civil y las organizaciones internacionales. Ello deberá incluir la derogación o la enmienda de las leyes en vigor que sean discriminatorias, y la prestación de apoyo a las mujeres en todas las formas de representación, incluidos los niveles más altos del gobierno.”
 
Tendencias a nivel regional sobre la representación de mujeres en los ministerios
 
Siguiendo la tónica imperante desde 2015, en África se ha producido una disminución constante del número de mujeres ministras. En 2017, las mujeres ocupaban el 19,7 por ciento de los cargos ministeriales de la región, porcentaje que se superó por primera vez en 2012, tras siete años de rápido avance. El Congo y Zambia registraron las cifras más elevadas de la región, a la que aportaron cuatro y seis ministras, alcanzando tasas de representación femenina del 22,9 y el 33,3 por ciento, respectivamente.
 
En 2017, las Américas lograron avances importantes. La tasa de representación femenina se incrementó hasta el 25 por ciento (frente al 22,4 por ciento de 2015), lo que supuso una nueva cifra máxima regional. Sin embargo, se produjo una drástica disminución del número de Jefas de Estado/Jefas de Gobierno, después de que las Presidentas de Brasil y Argentina dejaran el cargo. El Canadá y Nicaragua sobrepasaron la paridad de género, mientras que Trinidad y Tobago y el Uruguay alcanzaron o sobrepasaron el 30 por ciento. En cambio, Brasil prosiguió la tendencia descendente, pasando de una representación del 25,6 por ciento en 2014, al 15,4 por ciento en 2015 y al 4 por ciento en 2017.
 
En Asia, las mujeres ocuparon el 11 por ciento de los puestos ministeriales (frente al 10,6 por ciento registrado en 2015). Indonesia pasó a ser el país de la región con el porcentaje más elevado de participación femenina en el gobierno (25,7 por ciento), mientras que Viet Nam y Nepal experimentaron descensos abruptos de los porcentajes, que se situaron por debajo del 5 por ciento.
 
En los Estados Árabes los avances han sido escasos. La representación femenina en puestos ejecutivos de alto nivel se situó en el 9,7 por ciento (frente al 9,5 por ciento en 2015). En Túnez, la tasa de representación femenina experimentó un notable aumento, ya que pasó del 10,5 por ciento en 2015 al 23,1 por ciento en 2017, después de que otras dos mujeres más pasaran a formar parte del gobierno. En los Emiratos Árabes Unidos la presencia de mujeres en el gobierno alcanzó el 26,7 por ciento. Estos son los dos únicos países de la región que superaron el 20 por ciento. 
 
En Europa, el porcentaje total se situó en el 22,5 por ciento (ligeramente superior al 21,6 de 2015). Cabe destacar que, si bien tradicionalmente los países nórdicos han encabezado la clasificación de la representación femenina en la vida política, los datos de 2017 indican que esta región ha sufrido el mayor retroceso a nivel mundial, con una disminución del 6,2 por ciento del número de ministras desde 2015, aunque las mujeres siguen representando el 43,5 por ciento del poder ejecutivo en el conjunto de la región. Bulgaria, país en el que la representación femenina pasó del 17,6 por ciento en 2010 al 52,9 por ciento en 2017, ascendió rápidamente en la clasificación mundial, pasando del puesto 45 al primer puesto. El Reino Unido y Rumania obtuvieron el mayor número de ministras en términos absolutos (tres), mientras que Estonia, Belarús e Italia registraron la mayor pérdida (dos).
 
Tras haber experimentado un aumento constante de la representación femenina desde 2012, la región del Pacífico se ha estancado (manteniéndose en el 13 por ciento, como en 2015). Dado el pequeño tamaño de esta región, que comprende solo 14 países, las ligeras modificaciones de cifras se traducen en cambios importantes de los porcentajes de puestos ocupados por mujeres. 
 
Carteras de orientación social
 
El Mapa elaborado por la UIP y ONU-Mujeres, con el apoyo de Global Affairs Canada, Departamento que administra la asistencia para fines humanitarios y de desarrollo internacional prestada por el Canadá, también pone de relieve el hecho de que las mujeres siguen siendo responsables principalmente de las carteras gubernamentales de orientación social. Pese a ello, hay signos de algunos cambios: por segunda vez desde 2005, las carteras de asuntos relativos a la familia/la infancia/los jóvenes/las personas de edad/las personas con discapacidad, no se encuentran entre las carteras de las que suelen ocuparse las mujeres con mayor frecuencia. Las carteras ministeriales de medio ambiente/recursos naturales/energía, son, por primera vez, las que cuentan con un mayor número de titulares mujeres (con un porcentaje del 8,7 por ciento), seguidas por la cartera de asuntos sociales (8,2 por ciento).
 
Según los datos, el 30 por ciento de los titulares de la cartera ministerial de medio ambiente son mujeres (47 de 161), lo que representa un aumento del 10 por ciento en comparación con 2015. Los estudios realizados por la UIP muestran que el ascenso del número de mujeres responsables de las cuestiones ambientales se debe probablemente a la aparición, muy recientemente, de carteras relacionadas con el cambio climático y el desarrollo sostenible, que son ocupadas en gran medida por mujeres. Cabe señalar en particular que se ha producido un descenso, cifrado en el 10 por ciento, del número de mujeres que se ocupan de asuntos de la mujer, pasando de un total de 77 a 64 ministras. Esto significa que el número de hombres que encabezan el ministerio de asuntos de la mujer va en aumento.

 

[1] En enero de 2017, esos países eran los siguientes: Alemania, Bangladesh, Chile, Croacia, Estonia, Islas Marshall, Liberia, Lituania, Malta, Mauricio, Namibia, Nepal, Noruega, Polonia, Reino Unido, República de Corea y Suiza.

 

 


La Unión Interparlamentaria (UIP) es la organización mundial de parlamentos nacionales. Trabaja en defensa de la paz y promueve el cambio democrático positivo mediante el diálogo político y medidas concretas.​

Para más información:

Unión Interparlamentaria
Oficina de prensa, tel.: +41 22 919 41 89 – press@ipu.org

ONU Mujeres
Tel: +1 646 781 45 22 – oisika.chakrabarti@unwomen.org